Seguridad infantil en la cocina

Te mostramos paso a paso la receta de la prevención

Seguridad infantil en la cocina

Es cuestión de estadísticas, el 70 % de los accidentes infantiles en el hogar suceden en la cocina. Un espacio lleno de riesgos para los pequeños, pero también con un especial atractivo, donde los alimentos, los mandos, las luces del horno o microondas, los colores, el contenido de armarios y cajones, etc., se convierten en una fuente de estímulos y el sitio perfecto donde saciar el apetito y la curiosidad infantil.
También es en la cocina donde papá y mamá pasan muchas horas, y nuestros pequeños que aprecian mucho nuestra compañía, van detrás de nosotros continuamente. Os ofrecemos los ingredientes para una receta perfecta de seguridad infantil en la cocina.

Recomendaciones y medidas preventivas para evitar accidentes infantiles en la cocina

  1. Adquiere hábitos de prevención cocinando en los fuegos interiores, con los mangos que nos sobresalgan por el borde para evitar que los niños lleguen o que los golpeemos sin querer y caigan encima del pequeño o de nosotros.
  2. No transportes ni trasvases líquidos y sólidos calientes si el niño se encuentra en la cocina de forma autónoma, podemos tropezar y tirárselo encima.
  3. Para evitar caídas, los suelos deben estar secos, libres de grasa y agua. No utilices abrillantadores que fomenten los resbalones. Si tienes alfombras, que la base sea antideslizante.
  4. No tomes alimentos o bebidas calientes con el bebé en brazos, un pequeño movimiento podría hacer que le cayera encima.
  5. Protege los mandos de la cocina y horno (sobre todo si es de gas), así como los fuegos con protectores específicos para mandos, rejillas o barreras protectoras de cocina.
  6. Para evitar quemaduras con el horno y el microondas, protege y bloquea la puerta. No dejes entrar al niño a la cocina sin supervisión si el horno está en funcionamiento o aún no se ha desprendido todo el calor al acabar de utilizarlo.
  7. Electrodomésticos como lavavajillas, frigorífico o congelador, contienen productos y elementos de riesgo. Instala bloqueos específicos de seguridad infantil.
  8. Los armarios y cajones que contienen cuchillo, vidrios, pequeños electrodomésticos como batidoras o picadoras, al alcance del niño, deben bloquearse para evitar el acceso y manipulación. Bloquea también los cajones que no incorporan tope al final de la guía y puedan tirarse cajón y contenido encima.
  9. Desenchufa y guarda fuera del alcance y vista del niño, los pequeños electrodomésticos después de su uso.
  10. Los niños tienen sus propios recursos, aprenden a escalar y a arrastrar rápidamente equipamiento para lograr llegar a su objetivo, por eso no te confíes que no llega a los armarios altos, porque si le llama la atención de algo intentará alcanzarlo.
    En el caso de que tu cocina sea un espacio reducido donde es preferible que el niño no esté mientras nosotros estamos cocinando, te recomendamos que hasta que el peque adquiera mayor conciencia del riesgo, instales una barrera de seguridad infantil en la puerta.

¿Y si tienes un peque chef?

seguridad infantil en la cocina

Estas medidas de seguridad no implican que no podamos realizar divertidas y didácticas sesiones de cocina con nuestros pequeños, todo lo contrario, lo ideal es aprovechar esos momentos de actividad culinaria familiar (siempre bajo supervisión adulta) para completar el equilibrio con la educación en autoprotección con explicaciones sencillas en función del desarrollo cognitivo del menor, concienciando sobre las causas y riesgos de:

  • Una incorrecta utilización de fuegos, cuchillos, electrodomésticos,…
    A medida que se vayan interiorizando estos conceptos, es cuando se podrá ir reduciendo los dispositivos preventivos. IMPORTANTE: debemos tener siempre en cuenta una de las características de los menores además del desarrollo cognitivo, el MOTRIZ es pieza fundamental como factor multiplicador de riesgo de accidente.
  • No dejarles transportar solos elementos (tijeras, cuchillos, fuentes y platos con o sin contenido caliente, equipamiento pesado, utilizar de forma autónoma electrodomésticos, etc.) que en caso de caída o falta de coordinación puedan provocar graves lesiones.

En definitiva, un perfecto equilibrio entre prevención y educación nos facilitará grandes momentos en familia, niños con cultura preventiva y como no, magníficos chef que cocinaran de forma saludable. Podemos ayudarte a encontrar ese equilibrio con nuestro servicio profesional Babyproofing.

© M Ángeles Miranda. Consultora/Auditora de prevención de accidentes infantiles® para la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.

Todos los derechos quedan reservados . Se autoriza a redistribuir, reenviar, copiar o citar el contenido de esta página siempre que se cite la fuente de acuerdo a la Ley 23/2006, de 7 de julio, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.

¿Te ha sabido a poco? Sigue leyendo, es levadura para hacer crecer la prevención de tu hogar