Prevención de atragantamientos infantiles

Construye el segurómetro y aprende a salvar vidas

Prevención de asfixias/atragantamientos infantiles

Una asfixia se produce cuando el oxígeno no puede llegar bien a los pulmones, ya sea por obstrucción interna o por falta de aire.

Dado que el tiempo de reacción ante una asfixia es vital, nuestra actuación debe ser segura y rápida.
Además de seguir este decálogo, hay otra medida de prevención que es aprender a realizar maniobras de reanimación, apuntaros a un curso de primeros auxilios pediátricos.

Recomendaciones y medidas de prevención para evitar atragantamientos infantiles

  1. Construye un segurómetro y gatea por la casa a la altura del bebé, todos los objetos (o partes de ellos si son fácilmente desmontables) que puedas introducir dentro del agujero (3 cm de diámetro), pueden provocar una asfixia infantil. De esta forma estás detectando los riesgos y podrás actuar con una prevención eficaz: ubicándolos fuera del alcance y visión del pequeño.
  2. Supervisa siempre el momento de la comida. Cuando ingiera bebidas o alimentos, no pueden estar activos: jugando, llorando o riendo, ni por supuesto caminando o corriendo. Tampoco lo fuerces a comer, el niño debe estar relajado, bien sentado o ligeramente incorporado en caso de los lactantes. Dentro del automóvil evita que coman o beban en marcha, ya que cualquier movimiento brusco puede producir un atragantamiento.
  3. Todos los alimentos deben ser adecuados a su edad, asegurándote que el tamaño sea correcto y en caso de los triturados perfectamente homogenizados.
  4. Alimentos prohibidos para menores de 5 años por riesgo de asfixia: caramelos duros, frutos secos, trozos grandes de frutas o verduras, incluso de carne. Además de los frutos secos, las uvas y las salchichas tipo «frankfurt» son dos alimentos que causan muchas asfixias infantiles.
  5. Los globos son el perfecto ejemplo de objetos destinados a la infancia potencialmente peligrosos. Evita utilizar globos y sobre todo desecha restos.
  6. Asegúrate de que todos los juguetes son adecuados a su edad, esta información debe estar claramente especificada en la etiqueta o embalaje, incluyendo el marcaje CE (no confundir con el CE de China Export).
  7. Presta especial atención cuando en un espacio hay juguetes para niños de diferentes edades que puedan contener piezas pequeñas o desmontables con riesgo de asfixia para los más pequeños).
  8. Los productos de puericultura como tetinas, biberones o mordedores, deben estar certificados y contar con todas las garantías de seguridad. Desecha aquellos que no sean de confianza o estén deteriorados por el uso y puedan romperse en trozos pequeños. Sigue siempre las instrucciones del fabricante.
  9. El orden es un hogar con niños es relativo. En todos los espacios donde el niño se encuentre sin supervisión debemos ser cuidadosos con los objetos que tenga al alcance: elementos decorativos que puedan romperse o desmontables en piezas pequeñas, contenido de armarios con legumbres, frutos secos, etc.
  10. Por último y muy importante volvemos a reiterar en que la prevención de asfixias infantiles también debe incluir la formación de primeros auxilios pediátricos. Aprender técnicas fáciles como la maniobra de Heimlich salva muchas vidas.

NOTA: Últimamente podemos encontrar en el mercado dispositivos atragantamientos (también llamados «desatascadores»), nosotros nos hacemos eco del comunicado del Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar, respaldado por otros colectivos sanitarios entre los que se encuentran los facultativos de emergencias médicas y pediatras. Comunicado que encontraréis en el siguiente enlace.

© M Ángeles Miranda. Consultora/Auditora de prevención de accidentes infantiles® para la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.

Todos los derechos quedan reservados . Se autoriza a redistribuir, reenviar, copiar o citar el contenido de esta página siempre que se cite la fuente de acuerdo a la Ley 23/2006, de 7 de julio, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.

¿Quieres que te ayudemos con la prevención de tu hogar o centro infantil?

Seguir leyendo más prevención

Seguridad infantil en la cocina

seguridad-infantil-en-la-cocina